miércoles, 29 de julio de 2015

Consuelo

De repente,
entre hierro y cemento,
se abren camino
el sol vertical
y la horizontal sombra;
como un eje de coordenadas
donde encuentro el punto medio
entre locura y sensatez,
donde abismo y claridad
se funden
y distingo un claroscuro perfecto.

No me asusta el silencio
de una celda,
me asusta la vaciedad
de no percibir,
jamás,
el contrapunto que existe
entre cielo e infierno.

(De "Plan de fuga", Colección Acanto)




Saludos con el viento.

Entradas populares