lunes, 4 de mayo de 2015

Reversible

A veces olvido
que soy reversible.
Lo recuerdo
cuando observo que me he puesto hacia dentro
y no me comparto.
Únicamente presto lo que subsiste de mí,
encerrado fuera.




Saludos con el viento.

Entradas populares