sábado, 22 de diciembre de 2012

He creído


He creído oír tu risa. No podía ser.
Al instante recordé que no estabas.
No podía ser porque aquella risa
no era tu risa de aire;
provenía de los suburbios
de mi recuerdo. Vuelve.



Saludos con el viento.


Entradas populares