miércoles, 14 de septiembre de 2011

Hambre


Dicen que soy fértil,
fecunda
de hijos sanos y fuertes.
¿Por qué entonces
contemplo miles de semillas
y solo reconozco un par de árboles robustos?


No sé cuánto llevo escrito
esta noche. Voy a dejarlo
por vergüenza,
por obligación,
porque si me exprimo toda,
tal vez mañana no encuentre
nada que escribir
y, si fuese así un día tras otro,
moriría de anorexia.


Saludos con el viento.

Entradas populares